Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Una carta abierta a maestros y atalayas

El andar de los padres y tutores cristianos es en un solo camino, una sola dirección, pero con varios carriles: uno, el carril de maestro, en la instrucción vivencial de la Palabra, otro, el carril de atalaya, en la advertencia y el consejo de los peligros y engaños en la vida. Ambos carriles conllevan enseñanza y entrenamiento. Pablo le dice a Timoteo que debe ejercitarse para la piedad, y en la instrucción a lo largo de sus epístolas, nos enseña que debemos desarrollar nuestro discernimiento y adquirir la sabiduría que proviene de Dios, como también lo escribe Santiago.

Así que, somos maestros y atalayas, y es nuestro deber y privilegio instruir a nuestros hijos en el conocimiento de quién y cómo es Dios, qué y cómo es su Palabra y cómo caminar en la vida conociendo a ese Dios, el único vivo y verdadero, honrándole con nuestra mente, palabras y acciones. Y no hay otra forma de comenzar a vivir esa vida que le glorifica si no es a través de Cristo.

Estudiar la Palabra, la doctrina bí…

Entradas más recientes

Pensando en la apologética...

Memorizar, según la Biblia

El alfarero, el barro y el deleite en Jehová

Acerca del nombre de Dios

¿Cita Pablo el Evangelio de Lucas en 1 Timoteo 5:18?

El homosexual: ¿nace o se hace?

Características de un Pastor (final)

Características de un Pastor (3 de 3)

Características de un Pastor (2 de 3)

Características de un Pastor (1 de 3)

Todos los logotipos, marcas y avisos comerciales son propiedad de sus respectivos dueños. La información de los derechos de esta obra está en este aviso.

Imagen original de fondo: Gaius Valerius Flaccus